17.9.13

Amoula



Antes de los tiempos, las mujeres vivían en el mar. Amoula era una sirena que con su pluma podía hacer aparecer el sol y las estrellas. Hace millones de años que Amoula no deja de escribir. 

27.5.13

Simple siempre es mejor.




Mayo de lluvias

Ella no podía quedarse en el mundo donde las nubes eran de humo.
Lo siento mucho, -pensaba, pero el aire que yo respiro tiene perfume,
vida, problemas, gritos, pasión, libertad.
Por eso me fui. -Pensaba.
La vida no es gris, ni tiene solamente dos bandos de los cuales elegir
para jugar.


13.1.13

El momento

"El monstruo que nos acecha"

Siempre me pasa con la acuarela que siento que no debo trabajarla demasiado. La acuarela me recuerda al ritual del té. El ritual del té japonés requiere de una cámara especial donde se entra sin zapatos, debe haber algún objeto de arte, silencio y una tendencia explícta por lo inacabado y asimétrico. En lo incompleto, dentro del ritual del té que se inclina a la contemplación de la realidad, se encuentra el secreto de la armonía del universo. En el universo los opuestos no luchan sino que bailan el uno con el otro, en el ritmo de esa danza está lo que llamamos lo existente. Su fluctuación nos permite estar. El acto de contemplar el té cayendo dentro de la taza, de servirlo lentamente y comulgar con lo imperfecto se parece a la acuarela. Creo que también se parece a la cerámica. Uno nunca sabe lo que el elemento del que depende, hará con su obra. En la cerámica el fuego manda. Al salir del horno el objeto es hijo de las manos y del azar. Con la acuarela sucede algo similar, y el maestro de la acuarela es un maestro del agua también. El agua fluye sobre el papel a una velocidad distinta cada vez. Su calidad depende de muchas cosas, de lo rugoso del papel, la cantidad de tinte en el pincel, el tamaño de las cerdas de éste, la velocidad y la presión del trazo. La manera como se posa y se levanta el tinte. Creo que la magia de las acuarelas, que no consigo ni rozar, es que deben ser simples y prudentes. A la mitad del dibujo siento que está terminado, pero el condicionamiento occidental me dice que debo terminarlo hasta que MI idea de lo que debía ser el dibujo se cumpla. Al final no me siento satisfecha y pienso: "debí parar en -ése- punto".



El dibujo de la sirena lo copié de internet. No sé quién es el autor original. 


Últimamente las plantas me parecen los objetos mejor terminados del mundo que me rodea. Todas llevan adentro un rastro de líquidos que siguen trayectos hechos por canales de fibras. Me hace pensar en las ciudades. 

Ojalá pudiera refugiarme siempre en las pequeñas cosas. El mundo de afuera está loco. Mis plantas me lo dicen.

21.4.12


Ésta soy yo y tenía que subir la foto a alguna parte para que se viera en éste blog : http://isadorabonilla.wordpress.com/acerca-de/

22.3.11

La mitad del mundo


Pinto mujeres porque no sé qué tipo de mujer soy
no sé qué debo adoptar para SER, eso que se supone debo ser
busco entre las caras conocidas, ¿quiero repetir una historia?
¿seguir por los caminos ya trazados? 
no entiendo mi propia realidad
no entiendo el mundo, lo primero que es mi pensamiento es una voz adentro, soy esa voz, luego soy humano, luego mujer
¿qué mujer?
soy mujer porque tengo vagina, porque mi cabello puede ser largo, y de niña usaba vestidos. 
ahora también pienso, se me ocurren cosas, de mis manos nacen historias
pregunto; no sé quién va a responderme, alguien en un futuro-espacio quizá
pero al final no sé
¿estoy sola con este cuerpo, esta voz y éstas preguntas?

mis preguntas me mostraron la respuesta en los cuerpos de otras mujeres
nuestro cuerpo
NUESTRO, con la mitad del mundo
nuestro lleno de esquinas, aristas, reflejos, formas
cicatrices antiguas, valientes aperturas
soy todas
los gritos rojos de la carne 
los vientres dadores de vida
los cuerpos mutilados
los corazones devastados
los secretos oscuros que bullen dentro de todas
las libertades, los encierros
la visión doméstica
los ojos abiertos que por mirar el sol de frente, se queman a veces

soy todo eso, pero a cada instante elijo, y acabo siendo una sola visión que tiene sed


Y mi corazón elige, antes, después, y al final lo elijo todo, 
me elijo a mi, soy éstas preguntas
la voz diminuta en la canción-creacion,
el cuerpo desnudo
el corazón abierto
el miedo al vuelo
el salto inesperado al aire
una voz que en concierto canta su propia vida.

crear desde la sinceridad y la vulnerabilidad; 
abrir en serio el corazón.